Art Lafleur, el eterno secundario

Comparte!
5
(2)

Art Lafleur, el eterno secundario

Si Al Leong estaba el primero de la lista por méritos propios, el segundo lugar del podio lo ocupa el bueno de Lafleur por ser debilidad personal.

Art Lafleur, nacido en Estados Unidos en 1943, es el típico personaje de películas al que te dan ganas de darle con una alpargata de esparto mojada y luego invitarlo a unas cañas porque en el fondo te da penita. Un “quiero y no puedo” en toda regla en la mayoría de sus actuaciones. Y creedme cuando os digo que habéis visto su cara muchas veces en la pantalla aunque por el nombre no os suene lo más mínimo. No en vano, el señor Lafleur lleva la friolera de treinta y dos (32) años paseando su cuerpo serrano por platós de cine y televisión variados. Si necesitabas a un poli toca narices que al final acaba recibiendo una torta del prota, pues allí estaba él; ¿que hace falta a un militar trasnochado que no sabe tomar decisiones?, tranquilo, que Art te soluciona la papeleta sin problemas; ¿un monitor de campamento con pinta ridícula e ínfulas de militar torpe?, claro, también te lo hace en un santiamén. Un todo terreno de los personajes irritables.

Como habréis imaginado por el párrafo anterior, Lafleur se especializó casi siempre en personajes secundarios prescindibles sin más intención que la de tocarle las narices al protagonista o ser el objeto de burla de turno, pero no quita que sea un actor con una más que notable trayectoria y con cierto prestigio dentro del circuito hollywoodiense; y es que ha participado en algunas producciones muy conocidas y compartido pantalla con algunos actores de fama mundial. Solo por citar algunas de sus participaciones más conocidas, mencionaremos M.A.S.H, Campo de sueños, Cobra, el clásico ochentero Juegos de guerra o Maverick entre muchas otras producciones de primer nivel. Todo un veterano de la pantalla el señor Lafleur.

¿Te ha gustado la entrada?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *