Los dados y el destino de los jóvenes roleros

Comparte!
5
(2)

Aquí venimos a hablar de cosas importantes. Y pocas cosas serán más importantes que aquellos que deciden el destino… ¡Exacto! Los dados. Adorados y odiados al mismo tiempo. Mimados de la diosas Fortuna, Calamidad e Incertidumbre. Esas pequeñas (y a veces no tan pequeñas) figuras geométricas en 3D que deben calibrarse con la mayor precisión y manipularse con el máximo cuidado y amor. No vaya a ser que te ganes su mal de ojo. Eso significaría tu fin, escucha bien lo que te digo… TU FIN.

 

Dados de goma espuma
Lluvia de dados

 

Como mínimo deben ser forjados por Brok, el enano. Quien dice forjados, dice impresos con impresora 3D de la mayor calidad. Ya me entendéis. O esculpidos, pero ¡bien calibrados! Que luego no ruedan bien, se te encasquillan en el uno y la liamos.

A lo mejor eres de esos que piensan que con un juego de dados de rol vas que te matas… A ver, cómo te lo digo. ¿Qué pasa cuando te salen dos o más pifias en el devenir de una partida con un mismo dado? ¡Pues que está maldito! Está clarísimo. Los dioses del rol lo han rellenado, hasta su último puntito, de mala leche y peores augurios. Esto un niño lo suele detectar muy rápido y ya no hay manera de hacerle tirar con ese en todo lo que queda de partida, ni en las siguientes futuras y venideras.

 

Eligiendo el dado de rol para una óptima tirada
Eligiendo el dado para una óptima tirada

 

Por eso, hay que tener de repuesto. Por eso y porque son muuuuy bonitos y no puedo elegir sólo un modelo. Tantos colores chulos, y las diferentes formas que pueden llegar a adoptar los puntitos, ¿Habéis visto los que brillan en la oscuridad? Y no me vengáis con esas de que no conocéis a nadie que juegue a oscuras, que os limitáis vosotros solos. No hay que cerrar puertas. En cuanto vi ese dado se formó en mi mente el tema de las pruebas en oscuras cavernas muahahaha. Para una tirada emocionante siempre se puede apagar la luz unos segundos. ¡Vamos! Digo yo.

Pero en fin, que me pierdo. El caso es que, SÍ, definitivamente se puede jugar al rol con un juego de dados simples y molientes, pero eso sería perdernos un universo de posibilidades maravillosas.
Imagina esta escena…
Tú: Cariño, si te pones la vacuna sin convertirte en Hulk y destrozar la consulta (como la otra vez, ejem), te ganas un premio.

Os suena, ¿verdad?

¿Cuáles suelen ser esos premios por buen comportamiento? La videoconsola de tus sueño no. No tengas jeta. Mas bien chuches… O coleccionables pequeños, un detallito… pero hay que tener en cuenta que las chuches producen caries, suben los niveles de azúcar, disparan el colesterol- mala elección-; y los coleccionables enganchan, son adictivos, acabas palmando un dineral por algo que va a acabar cogiendo polvo más pronto que tarde… ¿Ya has llegado a la conclusión correcta? Exacto: Dados.

 

Dados de rol
A los niños les encanta tener sus propias cajitas o bolsas

 

Vale, vale… También crean adicción, pero ¡de la buena! Que sí, que sí, que los hay carísimos, ¡pero también baratos! Para todos los gustos. Además, no nos perdamos en detalles sin importancia. Tus hijos van a estar encantados de comenzar la colección entre las colecciones. Los hay de la temática que quieras (dinosaurios, lovecraft, calaveras, espacio exterior…). Si hasta hay dados para ver qué tarea doméstica hacer (cocinar, limpiar, tender la ropa…). Los que más abundan con diferencia son los de D6, pero si sabes buscar tienes verdaderos tesoros de todas las formas y tamaños. Incluso los hay de gomaespuma, ideales para que los peques los usen de armas arrojadizas sin que tengamos que lamentar pérdidas irreparables.

Nuestro descubrimiento más espectacular, hasta ahora, ha sido el dado de impactos, allá en el verano del 2018, durante un impresionante y muy original partida a Ryuutama en las Jornadas Tierra de Nadie. Seguramente ya existía desde tiempo inmemoriales, pero yo no lo había visto antes en mi vida. Y fue un flechazo instantáneo. Mis churumbeles se pasaron un mes dándome la tabarr… digoooo, exigiendo un dado de impactos de mil y una maneras, algunas muy creativas, he de confesar. Y, bueno, que tenemos dos estupendos ejemplares en casa (Sí, cada uno tiene su colección personal e intransferible). Ahora no podemos vivir sin él cuando toca combatir.

 

Dados de rol
El dado de impactos destaca entre sus hermanos

 

Otro éxito en nuestra colección son los dados en blanco, totalmente customizables gracias a una pegatinas cuadradas. Ideales para crear nuestros propios sistemas y juegos de mesa. Hay que facilitar todas las herramientas que permitan hacer volar la imaginación de nuestros pequeños roleros.

Que tus churumbeles traigan sus propios dados a la partida tiene muchos beneficios. Para empezar, si alguno coge fama de maldito hay más donde elegir; también podemos tener en cuenta el tema pandemia de COVID, si se juega con niños ajenos a la burbuja familiar porque se minimiza el contacto entre ellos (el parque es un lugar estupendo para reunirse a jugar al rol en estos días); mola tener tu propio set; y, lo más importante, la cara de los pequeños jugadores cuando despliegas el arsenal que tienes en tu colección no tiene precio. Y la cara de mis churumbeles explicando de dónde viene cada dado, tampoco.

 

Dados en blanco
No hay límites a la imaginación

 

Otro punto importante en este interesante tema (podría estar hablando de dados años, ¡años!), es el famoso MIEDO A LAS TIRADAS.
¿Algún jugador de rol que haya perdido este miedo con el paso del tiempo? Pues tú lo que has perdido es las ganas de jugar al rol ¡hombre ya! Cómo no se te baja el alma a los pies cada vez que un dado rueda por la mesa. Si no has vivido ese momento, en el que todos los jugadores viven pendientes del resultado y casi se olvidan de respirar, es que no eres humano.

En algunos niños (y adultos), este miedo llega a tener unas proporciones tan descomunales que hasta pueden volverse incapaces de hacer las tiradas por sí mismos (basado en un hecho real). “Tíramelo túuuu”, te chillan histéricos, y cuando lo haces, como no consigas un éxito se tira a tu yugular o llora desconsoladamente haciéndote sentir el más miserable de los tiradores. Eso hay que evitarlo. La emoción de las tiradas es genial, pero los extremos son muy malos y te estropean el juego. Aquí voy a hacer una confesión difícil: soy de las que alimentaban la tensión del momento hasta extremos inimaginables, porque, yo misma, disfruto de ese miedo como si estuviera viendo una buena peli de terror, pero hay niños que no soportan tanta presión. Pues aquí toca relativizar un poco, por mucho que cueste… Y reírse mucho. Esa es la mejor medicina contra los miedos.

 

Tirada de dados de rol con pifias
Las pifias no son tan malas. Sirven para echarse unas risas

 

Al peque se le quitó el miedo cuando aprendió a reírse de las pifias en vez de tomárselas a la tremenda. Y eso lo conseguimos inventando las más surrealistas, divertidas y escacharrantes pifias del universo. Además, dejamos que den ideas de sus propias pifias. Eso les encanta. Ahí va un ejemplo de esos que me encantan poner en los post:
Máster: Tira agilidad para ver si escalas el muro.
Peque 1: Noooooo, ¡una pifia! Me tropiezo con la cuerda del gancho y rompo la pared con la cabeza jaaajajajaja
Peque2: Por el agujero que haces asoma la cabeza el orco jefe!!!!
Peque 3: Y del susto que te da pegas un bote y se te clava el gancho en un ojo jaaaaajajaja
Peque 1: Y al arrancármelo del ojo rebota contra el muro y se te clava a ti en los hu…
Máster: ¡Eeeeeeh! ¡Eh! Tranquilos, tranquilos. A ver, te tropiezas con tu propia cuerda y te caes encima de tus compañeros con el gancho en la mano. Tirad el dado los tres a ver quien se lleva el ganchazo en el ojo.
Peque 2: ¿Pero yo que he hechoooo?
Peque 1 y 3: Tira, tira. ¡Piiiifiaaaa! ¡Piiiifiaaaa! ¡Piiiifiaaa!

Lo dicho, el humor salva el mundo. Aunque cuidadito con los piques. Hay niños que pueden tener muuuucha mala leche, pero mucha mucha. Inciso: los roces en la vida real se reflejan durante las aventuras, tenedlo muy en cuenta.

 

Tirada de dados de rol
La emoción del momento en cada tirada

 

Cambiando a un tema más agradable. Qué me decís de los momentos épicos de los críticos, cuando saboreas la gloria y toda la mesa reverbera con gritos de júbilo y hasta puede que los hermanos dejen de lado sus rencillas naturales y se den un abrazo y todo. Es simplemente sublime.
Tú: Fénix está casi muerto, Elis rodeada por los siniestros hombres lagarto y el golem de barro avanza hacia ti imparable y con ansias asesinas…
Peque 1: Cojo el arco de Fénix del suelo, apunto al candado que mantiene la compuerta del depósito de agua cerrada y lo destrozo de un flechazo.
Máster: Venga yaaaaa. La compuerta está DETRÁS del golem, bastante lejos, y es un candado de hierro. Es imposible.
Peque 1, 2 y 3: Vengaaaaaaaaaa, porfiiiiiii, queremos intentarloooooo, jooooo, malaaaaaaaaaaaaa
Máster: ¡¡¡Pero es que tiene una posibilidad entre un millón!!! No sabe manejar el arco, tiene -2 en agilidad y está muy tocado.
Peque 1: ¡¡Pero tengo +2 en fuerza!! Y a Fénix le dieron una flecha mágica por salvar al mensajero del gobernador. Si acierto en el candado ¡lo reviento!
Máster: Vaaaaale. Tira… pero ya te digo que vas a necesitar mucha suert…
Peques 1, 2 y 3: ¡¡¡¡¡Critico!!!!! ¡¡¡¡¡¡Críticoooooo!!!! ¡¡¡Aaaaaaah!!! ¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiii!!! ¡¡Sí!!!
Peque 1: Mirad el golem: “Me derriiito, me derriiito” Muahahaha
Peque 2: Púdrete en el infierno pringado de barro Muaaaahahahaha
Peque 2: Y mirad los hombres lagarto, lo están flipando. Aprovechamos para huir jajaja
Máster: No tan deprisa… El agua os arrastra a todos. A ver si sobrevivís a ésta listillos.

En fin, lo dicho, poned dados en sus vidas y no os arrepentiréis. Bueno, a lo mejor sí os arrepentís cuando les pidáis que hagan los deberes y os sueltan “Dificultad de la tirada 3. Tira mami, a ver si consigues convencerme”.

Siguiente Post: Cómo montar una partida de rol en tiempos de pandemia

¿Te ha gustado la entrada?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte!

Un comentario en “Los dados y el destino de los jóvenes roleros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *