Día 2: Contar chistes

Día 2: Contar chistes

Siempre hay que reírse mucho. El humor es importante llevarlo de serie en la vida. Cuanto más chistes nos cuenten o contemos más felices seremos.

Pero es que en Navidad lo de la risa es mucho más necesaria. Sobre todo para alegrar a los sufridos padres el lío tremendo en el que nos metemos cada fiesta entrañable para hacerla única.

Así que hoy os proponemos una sesión de chistes para partirnos, mondarnos y estallar a carcajadas.

Y si encima nos grabamos en vídeo y los mandamos a… por ejemplo, los abuelos, ¡pues mejor todavía! Imaginad la sorpresa más divertida que se iban a llevar cuando lo vean.

Os dejo un ejemplo tonto y gracioso que hicimos una vez en familia. Los peques me daban los chistes, uno de ellos grababa y yo escenificaba con los dos grandes protagonistas: Ricky y Rocko.

Si os ha gustado, tenéis el reto de vídeos que hicimos en el post original.

Y para que nos tiréis más tomates ahí van otros chistes igual de malos:

¿Sabes cúal es el letrero mas leido en Navidad?
«No incluye baterias».

¿Qué tipo de coches lleva Santa Claus?
¡Un Renol!

Querido Santa Claus, ya sé lo que quiero este año como regalo de Navidad: ¡aprobar todo!
Los milagros al niños Jesús, niño.

Dos niños están preparando el árbol de navidad y uno le dice al otro:
– Avísame si se encienden las luces.
Y el otro le contesta:
– Sí… no… sí… no…

Habéis sonreído. ¡Confesad!

2 comentarios en «0»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.