David Díaz alias Detective Papaya: “si algo bueno tienen los peques es que no tienen un filtro a sus ideas”

Comparte!
5
(1)

David Díaz, más conocido por Detective Papaya, es un grandísimo máster de rol infantil y el creador de 8 Tesoros, publicado por la editorial GDM Games. Es tan majo que enseguida se prestó a hablarnos sobre él y sus trucos para dirigir a niños de una forma emocionante y divertida. Con él es imposible aburrirse y lo digo con conocimiento de causa, porque le he visto dirigir y es la bomba. Si queréis verle en acción sólo tenéis que buscarle en su canal de Twitch.

Detective papaya

Inicios

Háblanos un poco de ti. ¿Cómo te metiste en el mundillo del rol y cómo llegaste a dirigir grupos de niños?
La primera vez que escuché la palabra rol fue cuando tenía siete u ocho años. Mi hermano mayor se había reunido con algunos compañeros de clase para jugar a rol. En aquella época también jugaban a Hero Quest y a mí me llamaba la atención, todo aquel mundo de fichas y dados. Pero claro, era demasiado pequeño para poder acceder a sus partidas. Tuve que esperar hasta los catorce años y apuntarme a una partida que se organizaba en el centro juvenil de Dragones y Mazmorras. Ahí pude disfrutar de mi primera partida de rol y desde aquel día, el rol ha estado presente en mi día a día. Hasta mayo de 2017, no tuve constancia de la existencia del rol para peques. En la asociación donde soy miembro (ALC Stronghold, en Barcelona), pidieron narradores para la expansión del Gamificurs, un curso sobre ABJ y gamificación. Ese fin de semana sería la primera vez que iba a dirigir a peques. Y la verdad, jamás pensé que pasaría todo lo que ha pasado hasta el día de hoy.

¿Cuál fue el primer sistema que dirigiste y por qué lo elegiste?
La cosa es que el primer sistema que dirigí para peques no lo elegí yo, pues todo fue fruto de una serie de contratiempos durante la preparación de la expansión del Gamificurs. Mi idea era llevar una partida de rol en sistema XD6 sobre el atentado de la bomba del Liceu de 1893, pero en el último momento, un compañero se cayó de la lista y me pidieron que narrara una aventura de Pequeños Detectives de Monstruos (Álvaro Corcín y Patricia de Blas, Nosolorol). El primer contacto fue extraño. Era muy diferente de los manuales que tenía vistos y leídos, pero me animé a preparar una aventura al estilo de mis partidas narradas. Me planté allí con un mapa dibujado en papel de embalar, un montón de gadgets improvisados y muchas ganas de pasar un buen rato. Aquella misma tarde, tras dos partidas dirigidas, me ofrecieron dirigir a un grupo de peques, en unas jornadas en Lleida. Al pasar ese fin de semana, había pasado de llamarme David a ser el Detective Papaya.

Consejos y trucos

¿Crees que dirigir a niños es difícil o incluso más fácil que a adultos? ¿Por qué?
Por una parte, dirigir a los peques no es tarea fácil, pero también tiene sus ventajas frente a dirigir adultos. Captar la atención de los peques requiere una preparación previa, utilizar diferentes recursos para llamar su interés y que consigan prestar atención. Los adultos tienen algo más de paciencia y no hay que controlar tantos factores como la duración de la partida. Pero si algo bueno tienen los peques es que no tienen un filtro a sus ideas, no tienen miedo a narrar sus ideas por alocadas que sean y se adentran en la historia de una manera tan enérgica, que se puede palpar en el ambiente. Su energía ayuda a crear un ambiente mágico y a que las ideas que uno trae de casa, acaben convirtiéndose en grandes sesiones de rol.

¿Podrías contarnos trucos para mantener la atención infantil en las partidas?
Lo primero que hay que tener clara es que tenemos a un grupo de peques y que debemos dirigirnos en un lenguaje que ellos puedan entender. Aparte, debemos estar atentos a sus reacciones, cómo actúan y cómo intervienen en las partidas, tanto con el narrador como con el resto de participantes. Así sabremos darle a cada uno su lugar en la partida, su momento álgido. Aparte, lo más importante para mantener su atención es sorprenderles en cada momento de la partida, así mantienes esa tensión que les hace querer saber más y no perderse detalle. Aparte, importante es controlar los tiempos, pues una partida muy larga podría cansarles.

Críticos, pifias y anécdotas

¿Alguna vez has estado en alguna situación desesperada? ¿Cómo lograste salir de ella?
Pues la verdad es que he tenido situaciones algo delicadas. Siempre que dirijo a peques, implico a las familias para que también estén presentes en las partidas, por si algo sucediese. Una de las veces, me encontré con una situación bastante desagradable, pues nos hizo sentir incómodos a los peques y a los adultos presentes. En unas jornadas solidarias, se unieron a la partida una peque y su papá. La niña no parecía nada interesada en la partida. Presentando el sistema de juego (era una partida de PDM), la niña se quedó de brazos cruzados mirando a la ficha y malhumorada. Intenté que entrase en la dinámica de la partida, pero la niña comenzó a gritar a su padre. ¡Imagínate la situación! El padre había llevado a la niña a la actividad sin que ella quisiera participar. Y claro, durante más de media hora tuvimos una silla ocupada por una niña malhumorada, un padre que en vez de arreglar la situación y ayudar al máster, se reía de la situación y le quitaba hierro al asunto. ¡Y al final me cansé! Me levanté y me dirigí al padre. Le invité a él y a su hija a abandonar la sala para poder seguir con la partida con el resto de jugadores y les invitaba a participar en futuras sesiones, siempre que la pequeña quisiera. No los he vuelto a ver, pero no puede ser que una actividad se estropee por una única persona y por un adulto que no supo gestionar la situación.

Y ya que estamos, ¿tu mayor y más graciosa pifia?
Pues esta pifia la recordaré siempre. Estábamos en el festival DAU de Barcelona del año pasado (2019), haciendo demostraciones de PDM. Un grupo de peques se unió a una partida. Por alguna extraña razón, los dados no estaban por la labor de facilitarnos la partida. En un momento dado, las tiradas de todos los peques fallaron de manera estrepitosa. Asustados, escondidos tras el sofá del comedor, solo había una forma de solventar la situación, que el detective veterano tirase los dados para salvar a los peques de monstruo que atemorizaba. La mejor manera para librarnos del monstruo era lanzarle un cojín. Lanzo los dados… ¡tres unos! El cojín que quería lanzar explotó llenando todo el salón de plumas y claro, mi cara con la triple pifia, fue un poema. La partida acabó con el grupo huyendo de la casa, pues estábamos tan asustados que no sabíamos cómo gestionar la situación.

¿Algún crítico increíblemente memorable?
Pues vamos a regresar al festival DAU. En una de las partidas de demostración se nos sumó una familia con tres peques, uno de ellos, muy muy peque, unos tres años. Como no quería dejarle fuera de la partida, le invité a sentarse en la mesa, le di una ficha adaptada y le dejé unos dados delante. El peque también tenía su nombre de detective y su carnet, pero durante la partida estuvo a su aire. En un momento de clímax, que los detectives novatos ya habían descubierto cual era el monstruo que estaba causando tantos problemas, el detective más pequeño de la mesa se levanta de la silla y salta: “¡Quiero capturar al monstruo!”. Nos quedamos callados y yo le dije: “¡Adelante! Pero si vas tu solo deberás sacar un resultado muy muy bueno”. Lanzó los dados y lo que pasó, nos dejó a todos con la boca abierta. ¡Un triple seis! Cogí a los adultos presentes y les regalé el libro de PDM. Fue un momento épico. Los adultos aplaudíamos al peque, que celebraba la tirada.

¿Alguna situación épica que te apetezca compartir con nosotros? Seguro que tienes muchas con tantas aventuras cómo has vivido.
¡Es que hay muchas experiencias para destacar! Yo creo que todas las épicas han sido cuando hemos hecho roles en vivo, junto a Javi Sanabria (Piña Colada). El último rol en vivo que hicimos fue en el Festival del Joc del Pirineu del pasado marzo de 2020. Convertimos las instalaciones de la antigua capilla de Sant Agustí en un museo de bellas artes, con cuadros tuneados con gamusinos. Pero la estrella de esa actividad fue Desiderio, que se convirtió en un icono de los directos de Detective Papaya durante los confinamientos. Aquello fue una locura. Más de quince familias participando durante hora y cuarto en una actividad de rol y con un monstruo del desorden que se volvió en el punto de atención de pequeños y mayores. Esos momentos no los olvido.

Detective Papaya

8 tesoros, el juego de rol más pirata

¿Qué fue lo que te llevó a escribir tu propio sistema? ¿Cuándo saltó la chispa?
Pues a los pocos meses de comenzar a dirigir rol a los peques. Principalmente dirigía los dos títulos de Patricia y Álvaro, es decir, PDM y Buscaduendes. Comencé a leerme otros títulos como Magissa (Edanna Real, Nosolorol), pero no acaba de encontrar un sistema de rol que me resultara sencillo, pues teniendo en cuenta que en la asociación dirijo a un montón de peques de diferentes edades, debía encontrar algo que fuera fácil de explicar y de entender. Comencé a tomar notas de lo que me gustaría tener en un juego de rol. Pero la mayor aportación la hicieron las familias habituales de la asociación, la que poco tiempo después se convirtieron en las Familias Roleras. Con sus ideas y aportaciones, comencé a darle forma a diferentes proyectos. Fue entre septiembre y octubre del pasado año, cuando acabé de encontrar la ambientación para la idea de un sistema de juego sencillo que ya había enviado a testear a mis amigos de Francia, todos con descendencia. Y de ese día mirando al mar Mediterráneo desde lo alto de la Fortaleza de Montjuïc en Barcelona, nació lo que este 2020, gracias a Pak Gallego, se convirtió en 8 Tesoros.

¿Por qué de piratas? ¿Qué fue lo que te inspiró?
Una de mis jugadores habituales es una enamorada de los piratas. Su padre siempre me comentaba que su hija está enamorada de la piratería y le encantaría una partida de rol sobre piratas. Busqué maneras de hacer una partida sobre esa temática con los sistemas existentes. Hero Kids (de Justin Halliday) fue el más cómodo que encontré para hacer una partida de piratería. Pero no me acababa de convencer. Además, pensé en mi infancia y en las largas horas jugando a piratas. Esa adolescencia leyendo La isla del tesoro de R.L. Stevenson o jugando al Monkey Island. Y ahí lo tuve claro. Si hacia un proyecto de rol en el futuro, tenía que tener a los piratas como protagonistas y solo hacía falta que mirase en mi pasado para inspirarme para su creación. Con el sistema diseñado, solo tenía que buscar una ambientación acorde. Y vino rápido. Me pasé tres días escribiendo notas, detalles de los personajes, localizaciones, ideas para las travesías… Cuando llegó el DAU Barcelona y se lo comenté a Pak Gallego la idea que tenía, surgió la magia.

¿Por qué crees que 8 Tesoros triunfa tanto entre los peques?
La verdad es que esto tendría que responderlo toda la tripulación que se ha embarcado ya en el mundo de la Gran Dama Azul. Cada vez que leo un mensaje positivo sobre 8 Tesoros, aún siento un cosquilleo en el interior del estómago, como si todavía no me acabara de creer que lo que ha salido de mi imaginación funciona tan bien con ellos. Quizás el tener un sistema sencillo y que no pone límite a la imaginación ayuda a que los peques se sientan más libres a la hora de jugar. Además, busco llamar su atención con el uso de antiguos nombres castellanos, las diferentes islas y sus nombres, los peligros que pueden vivir. Todo pensado para que puedan tener un gran recuerdo al acabar la travesía.

Contratiempos para viajeros temporales

¿Nos puedes avanzar algo de tus proyectos futuros? He oído que pronto tendremos un nuevo manual tuyo a la venta.
Pues sí. La verdad es que este verano tuvimos una conversación Pak Gallego y yo sobre futuros proyectos y surgió la idea de hacer un juego relacionado con los viajes en el tiempo, pero manteniendo el estilo de 8 Tesoros, su sistema. Me puse a darle vueltas y encontré un montón de ideas y referencias en mis aficiones: literatura, cine, videojuegos… A mediados de julio le di una respuesta afirmativa. “¡Tengo la idea!”. He pasado todo el verano preparando ya los contenidos y testeando los aportes que va a traer el juego, cuyo nombre desvelamos hace unos días. Contratiempos saldrá en unas semanas y estará cargado de referencias, que espero que descubráis. Queremos que sea un proyecto accesible como lo ha sido 8 Tesoros, pero añadiendo más elementos que puedan aportar a la experiencia de juego. Mi mente no deja de trabajar en nuevas travesías para 8 Tesoros y en buscar nuevas formas de jugar a rol con los peques, pero eso requiere un nivel de trabajo bastante denso y tiempo, mucho tiempo. Este año estará cargado de rol por mi parte. Y ya sabéis, que en mi blog encontraréis todo lo que hago por y para los peques.

¿Te ha gustado la entrada?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *