John Woo: el maestro de la acción


Si te gustan las películas de acción, no puedes perderte la filmografía de John Woo, el director chino que ha revolucionado el género con su estilo único y personal. Woo es el creador de lo que se conoce como “heroic bloodshed” (derramamiento de sangre heroico), un subgénero que combina tiroteos espectaculares, coreografías de artes marciales, violencia estilizada, cámara lenta, palomas blancas y una profunda carga emocional.

Woo empezó su carrera en Hong Kong, donde dirigió algunas de las mejores películas de acción de la historia, como A Better Tomorrow (Un mañana mejor, 1986), The Killer (El asesino, 1989) o Hard Boiled (1992). Estas películas le valieron el reconocimiento internacional y el traslado a Hollywood, donde siguió demostrando su talento con películas como Hard Target (Blanco humano, 1993), Face/Off (Cara a cara, 1997) o Mission: Impossible II (2000).

¿Qué hace que las películas de Woo sean tan especiales?

En primer lugar, su capacidad para crear escenas de acción impresionantes, que desafían las leyes de la física y la lógica, pero que al mismo tiempo son coherentes con la narrativa y los personajes. Woo no solo busca entretener al espectador, sino también emocionarlo, haciendo que se identifique con los protagonistas, que suelen ser antihéroes con un código de honor, que se enfrentan a situaciones extremas y que tienen que elegir entre la vida y la muerte.

En segundo lugar, su habilidad para mezclar elementos de diferentes culturas y géneros, creando un lenguaje cinematográfico propio y original. Woo se inspira en el cine clásico de Hollywood, especialmente en el western y el cine negro, pero también en el cine de samuráis, el wuxia (cine de espadas chinas) y el cine de gánsteres. Así, consigue crear un universo rico y variado, que refleja su visión del bien y del mal, de la amistad y la traición, de la venganza y el perdón.

En tercer lugar, su sensibilidad para plasmar los sentimientos y las emociones de los personajes, que a menudo se expresan más con gestos, miradas y música que con palabras. Woo es un maestro de la puesta en escena, que sabe cómo usar la cámara, el montaje, la iluminación y el sonido para crear atmósferas y transmitir sensaciones. Sus películas son una experiencia sensorial, que te atrapan desde el primer minuto y te dejan sin aliento hasta el final.

Por todo esto, y mucho más, John Woo es uno de los grandes directores de cine de acción de todos los tiempos, y sus películas son imprescindibles para cualquier aficionado al género.

Si quieres disfrutar de su obra, te recomendamos que veas las siguientes películas, que son algunas de sus mejores obras asiáticas y americanas:

  • A Better Tomorrow (Un mañana mejor, 1986): La película que lanzó a la fama a John Woo y a su actor fetiche, Chow Yun-fat. Una historia de lealtad y redención entre dos hermanos, uno policía y otro gánster, que se enfrentan a una guerra de bandas en Hong Kong.
  • The Killer (El asesino, 1989): Considerada una de las obras maestras de Woo, narra la relación entre un asesino a sueldo que quiere retirarse y un policía que lo persigue, mientras ambos tratan de proteger a una cantante ciega que es testigo de un crimen.
  • Hard Boiled (1992): La última película de Woo en Hong Kong antes de irse a Hollywood es un espectáculo de acción sin límites, con escenas de tiroteos memorables en un hospital, un almacén de armas y un barco. Chow Yun-fat interpreta a un policía duro que se alía con un infiltrado para acabar con una banda de traficantes de armas.
  • Hard Target (Blanco humano, 1993): La primera película de Woo en Estados Unidos es un despiporre pulp que parte de El malvado Zaroff (1932) para llegar a la conclusión de que solo hay una manera correcta de rodar las patadas
  • Face/Off (Cara a cara, 1997): Una de las películas más famosas y divertidas de Woo, con un argumento tan loco como genial: un policía (John Travolta) y un terrorista (Nicolas Cage) intercambian sus rostros mediante una operación quirúrgica y se enfrentan en una guerra personal.
  • Mission: Impossible II (2000): La segunda entrega de la saga de espionaje protagonizada por Tom Cruise tiene el sello inconfundible de Woo, con persecuciones, explosiones, máscaras y una escena final de infarto en una playa.
  • Paycheck (2003): Una adaptación de un relato corto de Philip K. Dick, con Ben Affleck como un ingeniero que borra su memoria tras completar un proyecto secreto y descubre que tiene una serie de objetos que le ayudarán a escapar de sus perseguidores.

¡No te vayas sin comentar!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email14
Twitter
YouTube
Instagram
Telegram
Tiktok