Soul desde dos puntos de vista

Comparte!
5
(7)

Opinión de @titetateto.

 

Personalmente, para mí el sello de Pixar significa que vamos a ver una película muy divertida y con historia muy elaborada. Consiguiendo así ese equilibrio perfecto que solo los grandes estudios saben conseguir, que entretiene a los niños y a los adultos.

No soy un persona que elija las películas de forma egoísta. Si estoy con niños y quieren ver una película que no me atraiga, la veo. No es por eso por lo que me ha defraudado Soul. Es todo lo contrario. La película es muy aburrida. Me parece un corto de 5 minutos con un final lacrimógeno forzado pero que ha sido alargado a hora y media. Lógicamente, estirar tanto el chicle provoca que el interés del espectador decaiga tanto que nos hizo incluso ver la película en dos partes para no quedarnos dormidos. Los niños básicamente estaban a otra cosa. Y es que si una película de Pixar no divierte a los niños hay muy poco que debatir.

Y todo eso a pesar de poner los típicos muñequitos monos para que les guste a los niños y vender millones de peluches y muñecos. Parece una película diseñada para que los “grandes expertos” digan que es una película magnífica, que Pixar toca nuestra alma y bla bla bla… Como diría Po en Kung fu Panda 3 y su gran sabiduría oriental: Cháchara cháchara.

¿Cuál es vuestra opinión sobre la película?  ¿Os gusta tener distintas opiniones dentro de un mismo artículo más a menudo?

 

Opinión de @phedurin.

 

Soul es una película que no está libre de polémica. Por fortuna los gerifaltes de Disney no han hecho lo mismo que con ese remake innecesario de Mulan y ofrecieron la película gratuitamente en su servicio de streaming de pago. No voy a entrar aquí en la discusión sobre la conveniencia de este nuevo modelo de negocio, pero de haber sido por él no hubiera podido verla todavía.

Nos encontramos ante la película número 23 de Pixar. A estas alturas cada cinta del estudio conlleva una expectación y una exigencia por la excelencia que acaba provocando no pocas decepciones. Es culpa del propio estudio; el mismo que, sin embargo, ha perpetrado Bichos y Cars además de las indignas secuelas de sus obras salvo Toy Story 2 y 3. Sus películas no son perfectas, por supuesto, pero ¿hacia qué lado cae Soul? Es una película original, lo que ya le da un mérito mucho mayor del que pueda tener cualquier secuela. Tampoco voy a entrar aquí en la influencia de Disney en Pixar y su supuesta correlación con su, deseada por muchos, decadencia.

Para mí Soul merece la pena en cada segundo de su metraje. A continuación explicaré mis razones.

 

Primer motivo: Fuerza bruta técnica.

Solo hay que echar un vistazo atrás para comprobar la evolución de la fuerza bruta del estudio. La iluminación de las escenas que se desarrollan en las calles de Nueva York o los detalles de las que ocurren en la peluquería. La representación de los seres del Más Allá como si fueran diseños originales del propio Picasso para diferenciarlos y alejarlos de las almas humanas. Todo fluye perfectamente gracias a una animación que derrocha detalles y calidad en cada frame. Quiero destacar los detalles de las arrugas de las manos de Joe.

También quiero hacer mención a la más que acertada decisión de diseñar a los seres humanos con un estilo cartoon en lugar de uno fotorrealista. Estoy seguro de que a estas alturas Pixar es más que capaz de conseguirlo, pero haciéndolo se alejarían de su propio diseño de personajes y sería todavía más criticada por ello.

¿Vendrá otra película en el futuro que la superará en este aspecto? Por descontado, y así debe ser; sin embargo, ahora mismo no hay NADA en el mundo de la animación 3D que la supere.

Segundo motivo: El Leitmotiv del Alma.

Todas las películas de Pixar responden a una supuesta inquietud del director. Si Coco trataba la pérdida y Del Revés la depresión, Soul busca dar respuesta a qué es aquello que nos motiva para vivir. Nuestro protagonista es un músico de Jazz que se ve atrapado en un instituto enseñando música; trabajo deprimente y repetitivo que lo obliga a tratar con otras personas con nulo interés por la materia y mucha menor capacidad. Allí ve como se le escapa la vida cuando la directora le anuncia que van a hacerle un contrato fijo. Si ocurre nunca podrá cumplir su sueño de compartir escenario con los mejores músicos. En esa escena pensé que si se lo tomaba así siendo profesor de música, habría tenido ganas de suicidarse de haber trabajado como teleoperador.

Joe nos habla al principio de la película de lo que la música le hace sentir, cómo le eleva a un estado de absoluta felicidad e inspiración en la que sus dedos se mueven solos para tocar las notas acercándolo al Nirvana. En la cinta se exagera en cierta medida, pero ¿sabéis una cosa? Es absolutamente real. Dejarte llevar por la inspiración y desarrollar tu arte, ya sea música, pintura, escritura o escultura y alcanzar ese awen casi siempre esquivo, aunque solo sea una vez, te deja marcado para el resto de tu vida. Por eso mismo entiendo perfectamente la desesperación de Joe aunque no la comparta.

La película plantea que todos los humanos tienen esa chispa dentro de sí. Solo debe ser encontrada para poder vivir una vida en plenitud. ¿Es esta la fórmula para encontrar la felicidad? No, por supuesto que no. Si algo tiene la vida es que siempre puede devolverte al punto más bajo por mucho esfuerzo que le pongas. Xoel López lo describe a la perfección en su canción «Tierra» cuando dice:

Y lo intento cada día, ser todo lo que había imaginado
Y me encuentro que la vida siempre tiene algo preparado
Que supera cualquiera de mis fantasías
Nada comparado con lo que realmente sucedía.

¿Qué podemos hacer con nuestra vida si somos incapaces de alcanzar la grandiosidad desarrollando esa chispa? Soul nos dice que debemos fijarnos en las pequeñas cosas. Una charla con los amigos de esas que sabes cuándo empiezan pero no cuándo acaban; observar la belleza de la luz a través de las hojas de los árboles (los japoneses tienen una palabra preciosa para ello); calentarte las manos rodeando tu taza de café caliente por las mañanas… Todos esos pequeños placeres que son tan fáciles de apreciar son los que hacen la vida. No pueden elevar tu alma hacia el éxtasis, pero muchos de ellos juntos acaban sumando más a la larga. Te hacen comprender que lo otro es solo la excepción. Así también, cuando las cosas vayan mal, ni la caída dolerá tanto ni será tan costoso levantarse.

Tercer motivo: ¿Es que nadie piensa en los niños?

Este surge a raíz de un artículo de la sección S Moda de El País escrito por Begoña Gómez Urzaiz en el que critica ampliamente esta película por no ser para niños. Su titular reza: «¿En qué momento se olvidó Pixar de que sus películas, a veces, también las ven niños?». Reconozco que pensé que una reseña que desprendía tanta insidia solo en su encabezamiento merecía ser visitada. No me decepcionó.

En su artículo la redactora critica especialmente que el estudio se centre tanto en temas profundos y solo de vez en cuando meta algún pequeño gag para los más pequeños. Sobre todo porque eso hace que los niños le planteen preguntas incómodas y tenga que ejercer de madre. También aduce en sus líneas que no le gustó que no fuera la película jazzera de Pixar y se centrara en temas metafísicos como la inspiración, lo que provoca tenerla o perderla. También, por supuesto, hace alguna referencia a que los dibujos animados han de ser para niños (seguro que esta mujer ve Akira o Perfect Blue y le explota la cabeza). Y no se queda ahí, sino que llega a calificar de perjudicial para el espectador que sea profunda y adulta hasta el punto de que si aun siendo adulto y coges el móvil, te pierdes algo. Cito:

La fórmula se subvirtió en los dosmiles y, llegados a esta década, no es en absoluto exagerado decir que las películas de Pixar son solo accesibles en su conjunto para cerebros adultos no distraídos –que nadie intente ver Soul consultando de vez en cuando apps en el móvil–. Sólo de vez en cuando los guionistas recuerdan que se supone que hay niños mirando e incluyen algún pasaje puramente infantil. 

Entiendo perfectamente que la película no guste a todo el mundo, pero si eres crítico de cine debes, al menos, observarla con ojo crítico, valga la redundancia, y objetivo en lugar de dejarte llevar por tus prejuicios. Lo que no entiendo es que si vas a ver una película te moleste que no puedas coger el móvil para mirar la última estúpida storie de Instagram porque te pierdes algo.

A mí me parece perfecto que Soul trate temas maduros, que los haya presentado de esa forma tan elegante y dejado espacio, al mismo tiempo, para algún chiste infantil que aligere el argumento. Creo que existe una tendencia sobreprotectora e idiotizadora en muchas películas y series hacia los menores que haría absolutamente imposible que programas como La Bola de Cristal se emitieran actualmente. Así tenemos la juventud actual que tenemos actualmente y tendremos de aquí a pocos años, mezcla de Milhouse y gazorpiano. Si la tendencia canceladora va a ir en contra de Pixar, que es de las pocas que todavía tratan a los niños como personas y no como figuritas de porcelana, muy mal vamos.

 

Como resumen, Soul no es una obra maestra como Wall-E o Up, pero está entre las mejores de Pixar. Absolutamente recomendable para cualquiera independientemente de la edad. Es una película bonita, sentimental, profunda y con mensaje, que no moraleja. Sin embargo, si estamos buscando un entretenimiento más rápido y liviano, será mejor acudir a productos con menos aspiraciones.

 

SERIE: PENSAMIENTOS ENCADENADOS IV.

¿Te ha gustado la entrada?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte!

3 comentarios en “Soul desde dos puntos de vista

  1. Me parece que el error de Pixar en primer lugar es vender Soul como una película para niños. La ha envuelto en papel de regalo infantil para poder vendernos la moto y ahí si que se hunden en la miseria porque termina de estropear la pelicula cpn un argumento mil veces repetido, unos giros predecibles y unos personajes tipicos, planos e insufribles. Coincido en que la técnica de la animación y los diseños se salen, pero no es suficiente. Para mí lo mas importante de una película es el guión y aquí hace aguas por todas partes.
    Me gusta este formato de post de diferentes opiniones sobre algo 🙂

    1. Ya imaginaba que no te podría convencer, compañera. Eso sí, me alegra mucho que te haya gustado el formato de artículo. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *