Teoría rolera. Contrato social (I): Mejor expreso a tácito

Teoria rolera

Hello Ociofrikers!

Abro una sección nueva. Teoría rolera. Algunos no la conoceréis. Algunas la odiaran. Y hay quienes pensarán que es inútil. Además de una lectura del libro de Jean-Jacques Rousseau, El contrato social,  me he basado en lo escrito por dos grandes roleros. Funs Athal y Sirio Sesenra y algún artículo de sociología rolera(K.Binmore) . Quienes han hablado en más de una ocasión del asunto. En sus nombres encontrareis el enlace a sus posts. Os recomiendo su lectura. Y quien quiera enlazar en los comentarios otras opiniones se agradecerá.

Si alguien es nuevo en el rol, en mi opinión, será muy útil para su mesa conocer sobre el contrato social.

Teoría rolera

La teoría rolera es un área de estudio, con poco recorrido hasta el momento. Nuestro nicho es pequeño, y genera un interés de estudio bastante bajo y sesgado desde dentro. Los estudios no se centran solo en analizar los juegos. Incluyen creación, sistemas, mecánicas, sociología, evolución… En definitiva, la sociología que gira entorno a los juegos de rol. Algunas pueden ser simples como la estadística de éxitos y fracasos en un juego, y otros más teóricas como puede ser las relaciones entre jugadores, que es de lo que trata este post. No me extenderé en este concepto ya que no es el objeto que nos trae.

 

Contrato social

Para definirlo con un vocabulario amable pero riguroso me parece correcto citar, con su permiso, a Sirio.

“Cuando en rol hablamos de contrato social nos referimos a los acuerdos y normas escritas y no escritas que establecemos para gestionar nuestra relación con la ficción, entre nosotros y con el sistema de reglas del juego al que jugamos.”

Un ejemplo rápido y sencillo de esto, para aquellos que hayan visto alguna temporada de Big Bang es el contrato de convivencia de Sheldon.

Obviamente para jugar a rol no es necesario que tengamos este tipo de contrato tan extenso y tan amplio, que será sin duda un impedimento para todas las personas que ocupen la mesa. Pero es un gran ejemplo de lo que trata.

El contrato social está en todas las mesas

El contrato social, esas normas de relación, existen en todas las mesas. En estos artículos de opinión normalmente no suelo afirmar tajantemente, pero en este caso lo hago. Quedar a una hora, aceptar que pueda faltar una persona a la sesión. El sistema que jugamos. Quien dirige, son cosas dentro del contrato (Sí, el contrato escrito podría ser más largo que el reglamento de Traveller). Algunas cosas que aceptamos dentro de este son variables exógenas. Impuestas por un tercero como es el sistema con sus reglas o ambientación de ahí la responsabilidad del autor. Pero. Toda la mesa tiene una responsabilidad para con los demás, aunque no siempre tiene que ser la misma. Por ejemplo. No existen las mismas responsabilidades en una mesa formada para una jornada que una habitual en casa de alguien.

Como puedes observar al leer esto, quienes no hayan establecido un contrato dirán “Bueno, es que esto se da por hecho”. Esto es el centro de este post,  invitar a evitar ese establecimiento tácito del contrato social. El contrato, es mejor expresso. Como el café (segunda cosa en la que seré tajante siempre).

 

Expreso vs Tácito

Un acto expreso es aquel que se ha dejado constancia, dentro del contrato significa que ha sido escrito o hablado. Tanto para ser aceptado como para ser denegado. Lo tácito se asume.

¿El motivo para creer que es mejor lo expreso? Para mi es sencillo. Dejar constancia.  Permitir la opinión de todos, generar un mejor clima e incluso abrir un debate con nuevas ideas. Algunos actos tácitos son impuestos a los demás sin saber su opinión. Y no todos los grupos tienen voces críticas. Muchas personas prefieren callar a generar una discusión, y si se hace costumbre esto puede derivar en discusiones mayores. Intentar hablar sobre las costumbres en la mesa, ver que se opina sobre ellas durante una simple charla distendida puede ser una gran opción. Desde sistemas de juego, alguna mecánica que no guste o donde se juegan las siguientes. O cosas más complejas, como la mutabilidad del contrato social. Todo es tratable, y a mi entender cada aspecto que tratemos mejorará la calidad de las partidas y del ambiente en ellas.

 

La mejor herramienta para grupos asentados. Feedback.

El feedback o retroalimentación es una mecánica empleada en muchos ámbitos de nuestro día a día. No hay más que ir al centro comercial y ver esos botones con caritas sonrientes o tristes según tu agrado de satisfacción. Claro que no la vamos a poner en nuestra mesa, bueno alguno habrá que hay para todo. Una simple pregunta rutinaria : «¿Cómo ha ido la sesión?» será todo lo que necesitemos.  Pero hay muchas otras formas, como la Tarjeta X, correos electrónicos entre el grupo, enfadarse y no volver a la sesión. No son todos igual de correctos, pero generan una reacción visible a los demás de la cual sacar información. Personalmente, la mejor implica hablar.

Si invitamos a hablar, criticar constructivamente si se ve algo negativo y se trata todo en común generaremos dos cosas:

A) Una conversación edificante para todos, que ayudará a la mejora.

B) Las bases para asentar costumbres en el grupo. Un contrato social expreso.

 

Informar sobre cambios con antelación.

El problema del Feedback se encuentra en el momento en el que se origina. Posterior al acto. En el caso de haber hecho algo que moleste a las demás personas no podremos solucionarlo, ya está hecho. Por eso otra herramienta será avisar sobre cambios que queramos hacer sobre estas normas tácitas. Ejemplos dispares de esto son:

  • Hoy traigo a mi amiga mengana.
  • Voy a improvisar la próxima sesión todo.
  • Me llevo la ficha en el móvil.
  • Voy a cambiar los ganchitos por unos crudités y hummus de remolacha.
  • Intentaré separar el grupo para tratar de practicar la gestión de grupos separados.
  • ¿Os importa si hago pruebas al llevar la partida y luego me dais la opinión? No entro en detalles por evitar spoilers.

El de los crudités fui yo y se rieron de mi, pero al avisar comprendimos que las guarrerías era algo necesario para la mayoría, cosa que nadie había cuestionado antes. Pero no había problemas en que yo me los lleve. Con un simple aviso evitamos un problema y se generó una aceptación de la norma por parte de todos. Lo de la ficha también sucedió, y acabamos discutiendo que era mejor idea no hacerlo por evitar distracciones en la mesa.

Está claro que no es necesario avisar todo, y hay miles de formas distintas de hacerlo. Pero seguramente toda la mesa lo agradece.

 

Jornada roleras. Expreso.

En unas jornadas no es necesario hablar de muchas cosas del contrato social de un grupo habitual. Informar sobre los temas a tratar en una partida, las normas y herramientas que van a ser empleadas dentro de ellas, y pese a lo absurdo que parezca las reglas para interaccionar con personas desconocidas. Un reglamento de actuación en caso de problemas será también de agradecer, para actuar prestamente y con eficacia. A más información mejor. Este es un tema que merece sin duda un post propio, sobre unos mínimos a tener en cuenta.

Equilibrio.

Pese a ser el menos común de los sentidos, es importante usarlo. Querer tratar todos los asuntos con pelos y señales puede ser excesivo, e improductivo. Nuestro tiempo es limitado en este mundo. Equilibremos las partes tácitas y expresas.

De nada sirve discutir dos horas sobre el la vestimenta en las partidas y acabar dando libertad absoluta, como ya se hacía previamente. Es mejor emplear nuestro tiempo en elementos importantes del contrato social. También hay que fomentar el pensamiento crítico en nuestras costumbres heredadas por el tiempo. No todo lo que hacemos debe estar bien, o lo que otros hacen.

La comunicación es esencial para el futuro de los grupos, sentarse jugar e irse no augura un final feliz. Muchos se levantarán de la mesa y no volverán a decir nada. Generemos dialogo, invitemos a hablar a esa persona callada y mejoremos nuestra empatía. Nuestro contrato social tácito puede estar amargando a alguien en nuestra mesa y nosotros no saberlo. Se puede leer muchas frases como «Ya somos mayorcitos para saber hablar», «Si está mal que lo diga, no puedo leerle la mente». Toda la mesa es responsable, en mayor o menor medida, si lo dejamos por expreso mejoraremos y disfrutaremos más de nuestra afición.

 

Sed felices, y ayudad a serlo.

 

PD: Os dejo un video con diversas temáticas pero donde nuestro compañero, Culpa del Rol, habla entre otras del contrato social. Y no olvidéis suscribiros a su gran canal.

 

 

 

 

 

Sígueme 🙂

@RoleraSemilla

"Hello ociofrikers.

Mi nombre es Semilla Rolera. Otros usan un apelativo que no decidí ponerme.Soy padre de dos gatas. El trabajo sólo es una herramienta para poder comprar más productos de rol. La única pista es que mezcla leyes, números y actas.
Desde mis 1d20+4 años jugando a rol he interpretado 2d1000 personajes. Me encanta leer manuales y aventuras que nunca voy a poder jugar, pero es como la bolsa de papas, no puedes coger sólo una.
Para mi, lo mejor de jugar a rol es el la amistad que forjas con quienes se sientan a la mesa.

Sed felices para volver al barro con una sonrisa."
@RoleraSemilla
Sígueme 🙂

Latest posts by @RoleraSemilla (see all)

0
Share this...
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias

Sobre @RoleraSemilla 37 Artículos
"Hello ociofrikers. Mi nombre es Semilla Rolera. Otros usan un apelativo que no decidí ponerme.Soy padre de dos gatas. El trabajo sólo es una herramienta para poder comprar más productos de rol. La única pista es que mezcla leyes, números y actas. Desde mis 1d20+4 años jugando a rol he interpretado 2d1000 personajes. Me encanta leer manuales y aventuras que nunca voy a poder jugar, pero es como la bolsa de papas, no puedes coger sólo una. Para mi, lo mejor de jugar a rol es el la amistad que forjas con quienes se sientan a la mesa. Sed felices para volver al barro con una sonrisa."

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*