CINE MARCIAL JAPONÉS: EL SAMURÁI SIN NOMBRE

Artes marciales japonesas en la acción de la batalla

¡Shikin Haramitsu Daikomyo! En esta entrega de cine marcial japonés os traigo una película anime que, si no la habéis visto, no esperéis más: El Samurái sin Nombre, Sword of the Stranger en inglés (Stranger: Mukoh Hadan, 102 min. 2007, Japón).

Este film está ambientado en el periodo Sengoku, un periodo bastante largo de estados en guerra en el japón feudal entre los siglos XV y principios del XVII; un niño, Kotarō, y su shiba inu, Tobimaru, huyen de la destrucción de su templo pero son perseguidos por una extraña organización china, los guerreros ming, por lo que Kotarō contrata a Nanashi (significa ‘sin nombre‘), un rōnin.

Imagen relacionada

Entrando por fin en la película, nos encontramos con un japón feudal donde uno de los personajes protagonistas es un rōnin (samurái sin señor) que decide enterrar su nombre en el pasado y no volver a desenvainar su katana como pacto personal para evitar cuantas más muertes posibles, por lo que el arte samurái del kenjutsu será un tanto particular debido a esta condición y dará mucha importancia al jujutsu o aikijujutsu.

Al poco de huir, Kotarō se ve asaltado por el grupo de guerreros chinos que han destruido su templo y que ahora lo buscan a él, pero entra en acción Nanashi, Sin-nombre en castellano, y salva al chiquillo y su fiel mascota sin llegar a desenvainar la katana. En este punto hace una estocada al cuello con la vaina (un ataque propio del kenjutsu y del kendō llamado tsuki) hundiéndole la garganta al desafortunado malhechor, entre otros muchos ágiles, rápidos y potentes movimientos marciales de golpeo y esquiva. También usa las armas de sus contrincantes contra ellos, amén de los golpes con la vaina y la empuñadura.

Imagen relacionada

Como bien sabemos ya, un samurái evitaba usar herramientas como el veneno en la mayoría de casos para luchar con honor, pero dentro del ninjutsu (disciplina que también estudiaban) sí es más común y tanto guerreros de otras artes marciales como de otros orígenes tenían otra interpretación del honor en la batalla. Esto lo podemos ver en el punto en que estos guerreros ming que atacan al pequeño y su mascota, emplean cuchillos envenenados para que (en caso de fallar un golpe mortal) la muerte esté asegurada.

Más adelante nos encontramos a nuestros tres protagonistas acampados en la noche con tranquilidad hasta que, gracias a entrenamiento y habilidades de samurái, Nanashi oye a unos posibles bandidos acercándose. De nuevo, utilizando técnicas sin armas como las vistas en jujutsu o aikijujutsu, se deshace de los dos bandidos que efectivamente buscaban atacar el improvisado campamento.

Captura.PNG

¿Y qué pasa con estos extranjeros del país vecino? Quieren al niño para a creación de elixir la inmortalidad y no se detendrán ante nada, ni siquiera ante el daimyo (señor) del lugar. Por este motivo y a pesar de la oposición del ejército samurái que lo protege, es secuestrado para frenar a sus protectores y usar las tierras para su fin sin limitación alguna.

Esto último refleja bien el shogunato, en el cual el emperador nipón designaba a un comandante para su ejército, y éste, a su vez, a un daimyo para que gobernara sus tierras por debajo del shogun (comandante del ejército). Esta jererquía también se reflejaba a más bajo nivel, donde los diferentes señores de las tierras (también llamados daimyos) tenían a sus propios líderes militares y ejércitos a su servicio: los samuráis., siempre con la vestimenta característica y la armadura cuando procedía.

http://ociofrik.com/wp-content/uploads/2019/09/httptupersonajefavorito.comwp-contentuploads201808stranger-mukou-hadan-12.png

Nanashi finalmente consigue llevar a Kotarō a otro templo donde estaría a salvo, pero vemos que se produce una traición para secuestrar también al niño y pretenden deshacerse del rōnin, algo que como vemos más adelante pagarán muy caro. En este punto Nanashi recuerda su pasado al enfrentrarse al traidor, y recuerda no sólo porqué decidió no matar mas con su arma, sino que entiende que está en un momento dónde debe afrotar el futuro y matar o repetir su pasado por omisión. Ya ha cobrado su tarifa por escoltar a Kotarō, pero su honor samurái y cariño por el pequeño le impide obviarlo, así que estrena su decisión con un do, corte en kendō al costado.

Imagen relacionada

Por otro lado, el secuestro del señor feudal japonés no iba sino a alentar al maestro Itadori (líder samurái del daimyo secuestrado) y a su ejército a vengar la mancha en su honor.

dxrtj.PNG

Gracias a este agravio Nanashi tiene las cosas más fáciles para llegar a Kotarō, y por supuesto gracias a la ayuda de Tobimaru, que no se separa de él en ningún momento.

dukutkl.PNG

En esta batalla final de guerreros samuráis contra sus homónimos chinos, se ven encuentros donde el arte marcial samurái es innegable:

  • El segundo samurái al mando cabalga en su corcel mientras apunta con el arco a su enemiga. No dispara la flecha con rapidez ni aunque le ataquen, si no que aguanta la carrera y no es hasta que considera que es el momento exacto que suelta la cuerda y destroza a su rival con un certero y espectacular flechazo, propio del Yabusame o tiro con arco a caballo.

hjmxuf,k.PNG

  • El maestro Itadori lucha con lanza en su montura, la cual domina más que la katana. Cabe mencionar que esta lanza que blande no es exactamente una naginata (que tiene la hoja curva que nos recuerda a la punta de una katana, y era más propio de las mujeres en la época), si no que su hoja es recta. Finalmente se bate en duelo con el líder del ejército chino, Luo-Lang, en un combate lanza – espada china que, a pesar de no ser naginata – katana, es comparable en este caso.

gdjyejdk.PNG

Tras estos magníficos combates donde se enfrentan estilos de lucha japoneses y chinos, finalmente Lang (occidental que lucha al estilo wushu) y Nanashi protagonizan un singular duelo con diferentes técnicas de armas y sin ellas, esquivos, contrataques y bloqueos que nos deja pegados a la pantalla, donde practicantes de kendō y kenjutsu no olvidarán los kamae del rōnin:

Imagen relacionada
  • Nanashi empieza con guardias medias (chudan no kamae) pero no es hasta que emplea el gedan no kamae (guardia baja, más provocativa) que se vuelve más agresivo contra Luo-Lang.
  • Sí, la katana es un arma que, aunque pueda utilizarse a una mano, se empuña a dos manos.

Imagen relacionada

Como siempre me dejo algo para el final, esta vez contaré algo que me ha gustado mucho: En un momento del anime Itadori está entrenando kenjutsu con sus samuráis, están utilizando bokens (katanas de madera para entrenar) y el movimiento de pies, que es muy importante, es muy correcto: nunca cruza las piernas y avanza primero el pie que está en la dirección a la que ataca.

khgklu.PNG

Y hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado y os pique el gusanillo por el cine bélico japonés, o quien sabe, incluso probéis algún arte marcial clásico o moderno. Y con esto, me despido,

¡Ja mata ne!

@Gokutenshi

1+
Share this...
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias

  • 54
    Las artes marciales subyacentes en la película japonesa Shichinin no Samurai. Japón es un país culturalmente rico donde cabe destacar su dominio e historia respecto a las artes marciales. Por supuesto esto se ha reflejado a lo largo de los años en el cine japonés donde cabe mencionar al director…
    Tags: de, que, y, a, cine, señor

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*